logo
10 razones por las que no eres sujeto de crédito

Ser dueño de tu propia casa y vivir dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara es un sueño que puedes alcanzar si cuentas con las herramientas y la información necesaria. Tu vivienda puede estar tan cerca de tus manos como lo desees. Es cuestión de planear una serie de pasos que tienes que dar para que así suceda. Si deseas contar con un crédito hipotecario, ya sea con el apoyo del Infonavit o bien con la banca privada es importante que conozcas cómo funcionan.

Cada institución financiera tiene sus políticas para otorgar financiamiento pero la mayoría califica de manera similar a sus candidatos. Veamos punto por punto los elementos básicos de evaluación.

Edad: Se requiere una edad mínima de 18 años y máxima de 64 años 11 meses.

Comprobación de ingresos: Si eres asalariado, debes comprobarlo con tus últimos recibos de nómina. De lo contrario, es probable que te soliciten los seis últimos estados de cuenta de tu cuenta de cheques, tu alta ante la Secretaría de Hacienda y quizá te realicen un estudio socioeconómico.

Historial crediticio: Se refiere al Buró de Crédito, donde se verá tu comportamiento como pagador en financiamientos anteriores o vigentes (tarjetas de crédito y departamentales, crédito automotriz, etcétera). El banco al que solicites una hipoteca analizará el reporte. Si solicitas un crédito mancomunado, revisarán el historial crediticio de ambos.

Garantías: La institución también verificará si tienes la solvencia necesaria para cubrir la deuda. También revisará con qué capital cuentas y si tienes alguna propiedad o cuenta de ahorro que sirva de garantía del préstamo que te harán.

Nivel de ingresos: De la misma forma, analizan de cuánto dinero dispones mensualmente para determinar el monto a financiar. La mayoría estima un 30% de tus ingresos para el pago de la mensualidad.

Antigüedad en tu domicilio y empleo: Debes comprobar un periodo de al menos 6 meses en tu domicilio y de entre uno y dos años en tu trabajo actual.

Capital inicial: Todo crédito hipotecario requiere un capital inicial –que sale de tu bolsillo- para cubrir gastos como el enganche, la cuota de apertura del crédito y los gastos de escrituración.  Es requisito contar con ese monto para iniciar los trámites de solicitud de crédito.

Es importante que tomes en cuenta a tomar en cuenta estos aspectos y te brindamos una lista de las 10 razones por las que te pueden decir NO:

  1. Historial crediticio inadecuado
  2. Mal comportamiento de pago
  3. Exceso de deudas actuales
  4. Problemas con tarjeta de crédito en el pago de servicios (domiciliación)
  5. Requisitos mínimos del valor de vivienda
  6. Referencias crediticias
  7. Edad
  8. Estado civil solicitado por el banco
  9. Estabilidad laboral
  10. En el caso de trabajadores independientes, el tiempo durante el cual han desarrollado su actividad.

Si existe alguna variable de las que hemos enlistado en la que pienses que te encuentras puedes continuar con el proceso. Acércate a nosotros para que podamos brindarte la mejor asesoría y cuentes con las herramientas adecuadas para solucionar algún tema transitorio y encontrar la mejor vía para que hagas realidad un gran sueño: tener tu propia casa.

 

Vía Metros Cúbicos