logo
2 estrategias básicas para que vivas un retiro tranquilo

¿Has pensado en cómo te visualizas en tu vejez?  ¿Te imaginas viviendo en tu propia casa, siendo dueño de tu propio patrimonio o en otro sentido, dependiendo de tu familia para poder avanzar y subsistir? 

Planificar y ahorrar para la jubilación es un reto para casi todos hoy en día. Pero si acabas de empezar tu carrera y/o no ganas mucho, prepararte para la jubilación puede ser aún más difícil, pues hay muchas demandas que compiten por llevarse una tajada de tu pequeño sueldo: el transporte, gastos básicos y, para muchas personas jóvenes, la deuda de la universidad, que de acuerdo con una reciente encuesta realizada por el American Institute of Certified Public Accounts es la principal razón por la cual muchos posponen ahorrar para la jubilación.

Pero difícil no significa imposible. Sabemos que no hay garantías de que durante tu carrera logres construir un ahorro adecuado, aun si tu poder adquisitivo mejora con los años. Pero si construyes una base financiera sólida y practicas cierta tenacidad y disciplina, sin duda puedes mejorar tus probabilidades. Hay dos cosas importantes que debes hacer:

1. DESARROLLAR HÁBITOS DE DINERO RESPONSABLES DESDE EL PRINCIPIO.

Cuando digo hábitos responsables no estoy hablando de ahorrar unos cuantos dólares aquí o allá no comprando café u otros pequeños caprichos. Más bien, estoy hablando del panorama macro, a saber, la adopción de un estilo de vida global que te permita vivir por debajo de tus posibilidades.

Eso puede parecer anticuado en el actual mundo de la gratificación inmediata. Pero si vas a gastar cada centavo de tu sueldo no podrás guardar dinero para los inevitables golpes que nos da la vida (como perder el empleo, emergencias médicas, gastos imprevistos) ni para tu jubilación.

Por ejemplo, tener casa propia representa una inversión a largo plazo que te permitirá hacer crecer tu patrimonio más allá de gastos cuya vigencia es corta: el entretenimiento, la ropa, un coche incluso, son parte de disfrutar el dinero que has ganado, pero si sólo gastas en eso constantemente, tu patrimonio no crecerá. A veces, ahorrar y disponer el dinero para un bien raíz, es una excelente forma de incrementar tu dinero.

También es crucial desarrollar buenos hábitos desde el principio cuando se trata del crédito, sobre todo las tarjetas de crédito. La razón obvia es que financiar tu estilo de vida con dinero plástico puede ser caro, las tasas de interés a menudo superan el 15% anual.

Pero también hay una razón menos obvia: la investigación muestra que cuando no pagamos con dinero en efectivo, no tenemos plena consciencia de que estamos gastando dinero real, lo que puede dar pie a un gasto excesivo.

Eso no quiere decir que sólo debas usar efectivo. Pero si vas a depender de la comodidad de las tarjetas de crédito o las ‘apps’ de pago, no caigas en la trampa de creer que puedes permitirte el lujo de comprar algo sólo porque puedes dar tarjetazo o mover tu celular.

2. COMIENZA A AHORRAR LO ANTES POSIBLE, INCLUSO SI ES POCO.

Sería bueno que todos pudiéramos apartar el 15% de nuestro salario al año, un estudio del Boston College Center For Retirement Research estima que esa proporción es la que necesita ahorrar el hogar típico para la jubilación. Sin embargo, para muchas personas eso es poco realista, especialmente los que empiezan.

La mayoría deberíamos ser capaces de ingeniárnosla para ahorrar al menos algo de manera regular, ya sea 1% del salario, 5%, o 500 pesos al mes, lo que sea.

Empezar pronto , incluso con una cantidad modesta, es crucial, ya que fijarte la disciplina del ahorro regular en tus 20 o 30 años hará que sea más probable que mantengas ese régimen en tus 40 y 50 años, cuando ganas más y acaso puedas ahorrar más.

Si puedes efectuar este ahorro regular a través de un plan de ahorro para el retiro (donde tus aportaciones se descuentan automáticamente de tu sueldo y el empleador también podría aportar algo), tanto mejor. Si eso no es posible, considera abrir una cuenta especial para ello a la que transfieras automáticamente cada mes una cantidad de tu salario. El punto es colocar tus ahorros en piloto automático, es más fácil que ahorres así que si tienes que tomar la decisión consciente de hacerlo cada mes.

Recuerda que como en todo, la constancia y la disciplina son cruciales para alcanzar tus objetivos. Diversifica tus ahorros en distintas opciones y así, podrás aprender a hacer crecer tu dinero.  Asesorarte es un compromiso que tenemos en Tierra y Armonía para que tomes la mejor decisión.

Vía CNN Expansión