logo
aprende una forma sencilla de manejar tus créditos

Tener una vivienda propia dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara es una realidad que tú puedes tener y vivir todos los días. Crear las experiencias que vivirás en los increíbles espacios que han sido diseñados especialmente para que disfrutes y vivas al máximo tu casa, rodeado de la seguridad que tú y tu familia merecen es algo que puedes alcanzar. ¿Cómo? Estableciendo pasos firmes y seguros que te lleven a alcanzar tu objetivo. Uno de estos pasos es conocer e informarte sobre las distintas opciones que podrás encontrar en Tierra y Armonía.

Otra muy importante, es aprender a mejorar y optimizar tus créditos personales. Desde una tarjeta de crédito hasta una hipoteca, es importante que adquieras los conocimientos y habilidades que te permitirán manejar un crédito a tu favor. En esta ocasión queremos hablarte del pago mínimo de la tarjeta.

Cuando manejas una tarjeta de crédito puedes pagarla de tres formas diferentes que son:

Pagar la cuenta o saldo total
Pagar más del mínimo
Sólo pagar el pago mínimo
¿Por qué es malo dar sólo el pago mínimo que indica el estado de cuenta de mi tarjeta?

Si esta cifra te tranquiliza porque es, como su nombre lo indica, mínima comparada con el saldo o deuda total, debemos decirte una verdad dolorosa, será contraproducente para tu bienestar si te atienes a pagar exclusivamente esa cifra, pues ocasionará que tus deudas crezcan y, tal vez, pierdas el control sobre ellas.

Manejar tu tarjeta de crédito de manera óptima es el resultado de pagar 0% o el menor porcentaje de interés que puedas, y esto sólo se consigue pagando el total del saldo o el monto más elevado del que tengas capacidad.

La forma en que el banco o institución financiera calcula el monto el pago mínimo, es tomando el que resulte mayor entre lo que corresponde al 1.25% del límite de tu línea de crédito; y la suma de 1.5% del saldo insoluto de la cuenta revolvente con I.V.A., más lo intereses con su I.V.A. correspondiente.

La cantidad que resulte se destinará a pagar primero las comisiones, los intereses y el I.V.A., y lo que reste se destinará al capital, por lo que tu deuda continuará acumulándose pues disminuirá muy poco, o no disminuirá para nada si sólo das el pago mínimo cada mes; esto quiere decir, además, que el adeudo se mantendrá por más tiempo y continuará generando intereses sobre el monto del saldo que permanecerá casi igual o podrá aumentar incluso, en algunas ocasiones, ocasionando que al final pagues mucho más de lo que usaste con la tarjeta.

Entonces tenemos un ciclo prácticamente sin fin.

¿Cómo acabar con mis deudas?

Lo ideal es que, si tienes la capacidad de hacerlo, pagues la totalidad del saldo. Pero si tu deuda está comenzando a salirse de control, lo primero es que dejes de usar la tarjeta. Será prácticamente imposible que termines de pagar el saldo si continúas usando el plástico, aumentando lo que debes y el monto sobre el que se calculan los intereses.

Paga al menos el doble del monto que indica el pago mínimo. Si puedes pagar más, hazlo sin dudar, entre más aportes, menor será el tiempo que pases pagando esa deuda. Aportar más del pago mínimo reducirá entre 15 y 35% lo que terminas pagando al final, pues el tiempo en que liquides tu deuda será mucho menor y el saldo sobre el que se calculan los intereses, también.

¿Qué pasa si tengo más de una tarjeta de crédito?

Es muy importante que a cada una le destines al menos el doble del monto del pago mínimo. Si no puedes hacerlo, elige aquella en la que debas más y destina todo lo que puedas, dando el pago mínimo al resto para que no te penalicen.

Cuando termines de pagar esa tarjeta, continúa con la siguiente que tenga el saldo más alto y así sucesivamente.

Vía hipos.com

Publicado: 2016-08-23