logo
cómo tener finanzas sanas en pareja

Elegir el mejor lugar para vivir dentro de la Zona Metropolitana de Guadalajara puede parecer un reto si no has visitado aún los desarrollos de Tierra y Armonía. Las amenidades que ofrece cada uno de ellos han sido pensadas para elevar la calidad de vida de cada uno de sus habitantes. Además, puedes elegir  de entre varias opciones de prototipos de casa para que los espacios que necesitas sean los que realmente estas buscando. Todo esto puede estar a tu alcance si puedes administrarte con tus finanzas y si tienes el apoyo de tu pareja o bien si los dos trabajan, mucho mejor.

Las relaciones de pareja no sólo involucran sentimientos, también temas financieros. La situación volvió más compleja ahora que el rol de proveedor económico no recae sólo en un miembro de la pareja y se comparten las finanzas. Puede ser que ambos contribuyan al gasto o que el mayor peso recaiga en un solo. Como sea, el tema financiero puede ser origen de conflictos, tema de largas sesiones de terapia y hasta causal de divorcio.

Como una unidad social, la pareja tiene dinero en común, toma decisiones y planea a partir de éste. Ponerse de acuerdo será ineludible. seguramente uno ganará más que el otro o invertirá más tiempo para ganarlo. ¿Cuánto aportará cada quién? ¿Quién gana más aportará más? ¿Qué hay con los gustos y necesidades personales? Y si alguno invierte más tiempo en el trabajo ¿tiene derecho a gastar más?

Los psicólogos recomiendan tener una comunicación abierta sobre el tema. “Lo importante es dejar muy claras, explícitas y legalmente respaldadas las relaciones económicas entre los miembros de la pareja, porque, si las cosas van bien en la pareja, no hay problema; pero si van mal, se evitan muchos disgustos”, según José Antonio García, miembro del Centro de Psicología Clínica y Psicoterapia.

En un mundo ideal y de metas comunes existen cuatro elementos de información que necesita compartir la pareja, según el libro Maneja tu dinero para Dummies, escrito por Roberto Morán. El autor recomienda sentarse con la pareja y escribir la información de cada apartado:

Cuánto gana cada uno La pareja debe tener claro de qué base parte y cuánto puede aportar cada quien. Lo más probable es que uno gane más que otro y ahí puede venir el primer conflicto. “Suele suceder que cuando la mujer gana más que el hombre en la pareja, empieza una extraña pelea por el poder”, refiere Roberto Morán en su libro. Podrían llegar a un acuerdo para que uno lleve más dinero, pero que el otro realice tareas que también aporten valor a la casa. No debería haber sentimientos de superioridad frente al otro para el que gana más o bien de inferioridad para el que gana menos, agrega.

La pareja también debe estar de acuerdo en el tiempo que invertirá en el trabajo y cómo se reparten las actividades que no tienen que ver con éste, como el cuidado de los hijos.

Cuánto gasta cada uno. Ya que saben cuánto dinero genera cada uno para la vida juntos deben repartirlo, sugiere Morán. Para ello es necesario que cada uno tenga claro cuánto quiere gastar en sus gastos personales, estudios, arreglo personal, hasta hobbies. Después la pareja deberá definir en qué quiere gastar como pareja.

“No repartas el dinero en partes iguales entre la pareja. Tampoco se vale que tenga más dinero para gastar el que más gana. Hay que negociar cuánto le toca a cada uno según lo que necesite y quiera”, subraya el autor, de Meneja tu dienor para Dummies. Quizá a uno le gusten los deportes, y el otro salir con sus amigos, el dinero que implique cada actividad será distinto.

Al terminar el ejercicio cada uno debe tener una cantidad asignada.

Cuánto gastan entre los dos. En este apartado es necesario que hagan la cuenta de los gastos fijos que implica la vida juntos y si se tiene, en familia: casa (renta, limpieza, etc) comida, transporte, servicios, escuelas.

Cuánto deben destinar a sus planes. Abrir un negocio, viajar a Florencia, bailar salsa, comprar una casa, cada miembro de la pareja puede tener un sueño, advierte Morán. Deben sentarse a definir si se trata de cosas realistas y qué necesitan para alcanzarlas. El autor sugiere que los objetivos cumplan los siguientes requisitos: que sean específicos, medibles, relevantes, alcanzables y con un tiempo definido para conseguirlos.

Una vez que haya metas claras es necesario determinar un plan de acción y desglosar cuánto dinero mensual deben destinar a cada una. Cuando la pareja tenga claras las metas y esté de acuerdo en ellas será más fácil convencerse de recortar algunos gastos para tener más para los sueños.

No pierdas la oportunidad de acercarte a uno de nuestros asesores para guiarte en el análisis de tu presupuesto para poder alcanzar uno de los más grandes sueños: contar con una casa propia.

 

Vía Metros Cúbicos