logo
tips prácticos para ser un buen vecino

Cuando se trata de comprar tu propia casa, es inevitable pensar en el estilo de vida que tendrán tus vecinos y el tipo de relación que llevarás con ellos. Una encuesta, realizada por la empresa  State Farm, encontró que para los hispanos de Estados Unidos, por citar un ejemplo, el tener un vecino que sea respetuoso de la privacidad, pero con el que se pueda contar para favores es importante”.  

La mejor relación que se puede tener con tus vecinos, comienza con una idea clara de lo que significa serlo y cómo hacer para que con pequeñas grandes acciones, tú puedes generar un ambiente de cordialidad entre todos. 

Los buenos vecinos pueden llegar a crear lazos de confianza y amistad en un ambiente de respeto, paz y tolerancia. Después de todo, estás compartiendo un lugar en común con ellos.

Date tiempo para conocer el desarrollo

Antes de establecer diálogo con cualquier persona, observa cómo se comportan. Qué canales de comunicación usan y cómo lo hacen, si hay amistades o enemistades y quizá cuánto tiempo llevan viviendo en la propiedad. Conociendo un poco más a fondo a tus vecinos, podrás saber cómo acercarte a ellos y establecer un diálogo. 

Evita ser un vecino ruidoso

Claro, es tu casa y tú puedes escuchar música, mirar películas con un sofisticado sistema de sonido, hacer las fiestas que quieras o montar un salón de baile en medio de tu sala pero, tus vecinos también tienen derecho a descansar por las noches, a tener tranquilidad y un ambiente de paz a su alrededor. Cuando creas que perturbarás un poco el orden, habla con ellos y avisa antes qué tienes planeado hacer.

¿Tienes hijos? Fomenta el respeto en comunidad con ellos

Se debe explicar a los más pequeños de la casa lo que significa vivir en comunidad y la importancia que tiene respetar las zonas comunes: enseñar dónde se puede o no jugar, o por qué es importante no gritar a determinadas horas. Tomar turnos a la hora de jugar o no dejar juguetes olvidados en áreas comunes pueden ser dos hábitos de orden que pueden aprender tus hijos.

Tu mascota, tu responsabilidad

Tener una mascota casera es muy válido, pero recuerda que estás a cargo de un ser vivo que necesita atención y cuidados; además las mascotas terminan formando parte de la convivencia vecinal. Para evitar quejas por olores, limpia tu hogar, saca a tu mascota a pasear con su correa para que incitar malas caras, recoge sus desechos y edúcala para que haga el menor ruido posible.

Sé un vecino solidario

Siempre hablará bien de ti a echar una mano a los vecinos, fomentarás la confianza y una buena relación. Por ejemplo, si van a salir de viaje y es época de calor, ofrecerte a regar la parte frontal de su jardín o si alguna vez alguien necesita tu ayuda para una mudanza. Pequeñas acciones que muestren tu solidaridad. 

No descuides los espacios que comparten

En la mayoría de los edificios o fraccionamientos, hay personas que se encargan del mantenimiento de los espacios y aunque ello no es tu responsabilidad directa, sí lo es cuidar las zonas comunes. Imagina que cada espacio termina formando parte de un todo. Por ejemplo, las zonas o los días en los que se entrega la basura: no dejar cosas tiradas, bolsas que alguna mascota pueda romper, etc.

Ten en cuenta las paredes compartidas 

Si estás en una terraza u otra estructura donde tu y tu vecino compartís espacio vital, no pongas electrodomésticos ruidosos como lavadoras, televisores o secadoras cerca de esa pared. Si vives sobre alguien, considera poner una alfombra de linóleo o goma en el suelo para que traspase el mínimo ruido posible. Recuerda que el de abajo puede oír tus pasos, así que no te pongas tacones en casa.

Los modales en la zona de las cocheras

Cuando estaciones tu coche asegúrate de no bloquear ningún paso o de dejar un hueco muy estrecho. No hagas ruido excesivo con el motor temprano o a altas horas de madrugada. Evita dar portazos o apuntar con tus faros a sus ventanas en la noche.

Comunícate con tu vecino

Sobre todo mantén el contacto con ellos. Recuerda la regla de oro, que cualquier cosa que planees hacer puede que les afecte a ellos, minimiza las consecuencias posibles y avísales de antemano si es posible. Si vas a hacer algún arreglo importante en tu casa que implique ruido o gente adicional trabajando, mantén los canales de comunicación abiertos para que si algo les molesta, puedan sentirse cómodos a la hora de decírtelo.

Avisa a tus vecinos sobre las fiestas

Si estás planeando dar una fiesta, asegúrate de avisarles con antelación sobre a qué hora comenzará y cuándo terminará. Es importante mantenerte firme al horario si es que fue previamente acordado. Pide a tus invitados que sean considerados cuando se marchen.

Con apoyo de wikihow.com, metroscubicos.com y laopinion.com